La crisis del virus ISA, que surgió en 2007 y duró hasta mediados de 2010, provocó una caída del 20% de las exportaciones de salmón atlántico y la pérdida de Puestos de trabajo directos del sector.

FRUTILLAR.- Una nueva epidemia como la causada por el virus ISA tendría actualmente consecuencias muchos más graves en la industria salmonera chilena que en 2007, advirtieron hoy diversos especialistas.

"Hay riesgos distintos e impactos distintos. Un evento similar al del virus ISA (anemia infecciosa del salmón) hoy sería mucho más grave", advirtió Hernán Rojas, director de Ceeres BCA, una empresa especializada en servicios de bioseguridad y calidad alimentaria.

Durante su intervención en la I Conferencia Internacional de Salmonicultura, Rojas, quien se desempeñó durante seis años como jefe del Servicio Veterinario de Chile, advirtió sobre la existencia de nuevos agentes patógenos que pueden afectar a la salud de los peces y, por lo tanto, a la competitividad de la industria.

La crisis del virus ISA, que surgió en 2007 y duró hasta mediados de 2010, provocó una caída del 20% de las exportaciones de salmón atlántico y la pérdida de casi la mitad de los 50.000 puestos de trabajo directos del sector.

Sin embargo, la industria logró recuperarse, hasta el punto de que el año pasado superó los US$ 3.000 millones en exportaciones y proyecta alcanzar los 5.000 millones para 2016, según datos de Salmón Chile.

La envergadura y el tamaño que tiene ahora la industria del salmón podría hacer que el impacto de una nueva enfermedad fuese mayor, admitió Fernando Flores, directivo de la farmacéutica Novartis, organizadora de este congreso, que se celebra en Frutillar.

Sin embargo, no sería una crisis tan fuerte como la del virus ISA, “porque la industria tiene hoy una capacidad de reacción muy mejorada,” sostuvo Flores.

La industria salmonera en la actualidad opera de manera diferente, tiene un mayor nivel de conciencia respecto de la prevención, y existe un marco regulatorio mucho más eficiente y protector, coincidieron diversos expertos.

Uno de los factores positivos es que está disminuyendo la importación de ovas, “y eso contribuye a disminuir el riesgo de nuevas enfermedades, señaló el médico veterinario Joel Leal, gerente de Aquabench, empresa dedicada al análisis de información de la industria salmonera.

En Chile existen en estos momentos unos 300 centros de cultivo diseminados en las tres regiones productoras del país: Los Lagos, Aysen y Magallanes.

OTRA EPIDEMIA EN SALMÓN CHILENO TENDRÍA AHORA CONSECUENCIAS MUCHA MÁS GRAVES